Amistades peligrosas

Justo hoy ha salido publicada en prensa la noticia de la multa de 3000 millones de dólares impuesta a Glaxo en EEUU por un fraude en la investigación y desarrollo de fármacos. Dentro del fraude se incluyen los pagos a médicos por asistir o impartir charlas y por publicar trabajos de investigación favorables a sus fármacos. Sale en la prensa general, así que cuidado porque los pacientes cada vez van a estar más atentos a nuestras relaciones con la industria, más aún es estos tiempos de crisis y recortes.

Casualidades de la vida (o no), en el último congreso de la semFYC en Bilbao enviamos un poster en el que nos preguntábamos por el aspecto de nuestras consultas, en muchas ocasiones demasiado adornadas de detalles publicitarios de la industria.

Pregunta: ¿qué famoso bloguero ha cedido su silueta para nuestro poster? No, no es Fernando Alonso.

Pasatiempos (la respuesta)

Bastante bien . De 18 respuestas, once han acertado descartando que bajar la TA de forma intensiva (por debajo de los objetivos comunes de TA ≤ 140-160/90-100) reduzca la mortalidad ni la morbilidad. Podéis encontrar la revisión en la Biblioteca Cochrane.

Otros tres han acertado que la opción comentada era falsa, pero han errado tomando por falsas también las otras tres opciones. Y no lo son. La referencia sobre el Papa y Gales está aquí, la del coito y el embarazo aquí, y la de los paracaídas aquí.

¿Conclusiones?

  • La medicina basada en la evidencia, los ensayos clínicos aleatorizados y las revisiones sistemáticas no son la única manera de encontrar “verdades” científicas.  La relación entre coito y embarazo y la utilidad de los paracaídas para prevenir traumatismos no precisan de las armas de la MBE. No quiero decir, espero que se me entienda, que la MBE no sirve. Sirve, y mucho. Pero no es el único camino. Menos todavía si las sospechas sobre cómo se realizan los ensayos clínicos de la industria farmacéutica siguen creciendo:

It is simply no longer possible to believe much of the clinical research that is published, or to rely on the judgment of trusted physicians or authoritative medical guidelines. I take no pleasure in this conclusion, which I reached slowly and reluctantly over my two decades as an editor of TheNew England Journal of Medicine.

(Marcia Angell, ex-editora del NEJM)

  • La existencia de una asociación estadística no implica necesariamente una realidad clínica. Benedicto XVI puede dormir sin preocuparse de lo que haga la selección galesa de rugby. Lo mismo puede ocurrir con los efectos de los medicamentos en los estudios, por ejemplo.
  • ¿Es necesario decir que un paciente tiene una TA de 139/89, o estaría igual de bien hecho si pone 140/90?

Ítaca y la povidona iodada

Han llegado los nuevos R1. Les mostramos el centro y, claro está, nuestro blog. Les animamos a hacernos llegar material para publicar. Y ya han empezado.

Lorena leyó una noticia en un medio de información general. Unos oftalmólogos hablaban sobre su trabajo como ONG y explicaban la posibilidad de prevenir la oftalmía neonatal con povidona en lugar de con los antibióticos usuales, difíciles de encontrar en muchos sitios. Preguntó, se informó, usó Pubmed y la Cochrane y llegó al final del camino, el artículo citado por los oftalmólogos.

Este es el artículo:

Ali z, Khadije D, Elahe A, Mohammad M, Fateme Z, Narges Z. Prophylaxis of ophthalmia neonatorum comparison of betadine, erythromycin and no prophylaxis. J Trop Pediatr. 2007 Dec;53(6):338-92.

Y este es el resumen de Lorena:

“La oftalmia neonatal se contrae durante el parto y el primer mes de vida. Los agentes etiológicos descritos son; Estafilococo, S. pneumoniae, Estreptococo A y B, pseudomona aeruginosa, N. Meningitidis, N. Gonorrheae, Chlamydia trachomatis, virus herpes simple I, II y agentes químicos.

La prevalencia de esta afección es del 23% en paises en vías de desarrollo y menos del 2% en paises desarrollados.

En África alrededor de 1000-4000 RN desarrollan ceguera anualmente. Y ésta puede ser de dos tipos;

  • Leve: Causada por Nitrato de Plata.
  • Grave: Causada por gonococo. Pueden ocasionar perforación corneal, ceguera o incluso la muerte.

Para la profilaxis de oftalmia neonatal se usa normalmente; Nitrato de Plata al 1%, eritromicina y tetraciclina en pomada. Esta profilaxis debe realizarse también en los partos por cesárea.

La povidona Iodada tiene un amplio espectro, acutando contra bacterias, chlamydia, virus como el VIH y herpes virus tipo II. Además no provoca resistencias bacterianas. Es una solución barata y facilmente disponible por lo que es recomendable en países en vías de desarrollo. Su tendencia a decolorar la superficie del ojo a marrón puede usarse como un indicador de un uso correcto y efectivo.

El método mas sensible para diagnosticar la infección por chlamydia es mediante PCR.

Este estudio se realizó entre 2004-5 con 330 neonatos del área de partos del hospital Vali-e-Asr que fueron divididos en tres grupos iguales de 110;

  • Grupo A: Recibieron profilaxis con gotas de betadine al 2.5%
  • Grupo B: Recibieron gotas de eritromicina al 0.5%
  • Grupo C: Es el grupo control (no recibió tratamiento alguno)

Un total de 52 pacientes (17%) desarrollaron conjuntivitis clínica y de éstos el 9% pertenecían al grupo A, el 18,4% al grupo B y el 22,4% al grupo C.

Durante el estudio no se vió relación entre el desarrollo de oftalmia con el sexo, bajo peso ni rotura prematura de membranas.

La infección ocurrió:

  • Primeras 24h; 10%
  • 2º-4º día; 54%
  • 5º-7º día; 17%
  • > 7 días; 19%

De los 52 RN afectados un 94% fueron de madres entre 18-35 años, un 46% con parto vaginal ( de los cuales un 27% desarrolló conjuntivitis) y un 54% con cesárea ( un 25% desarrolló conjuntivitis).

En este estudio la conjuntivitis unilateral fue mas común (63,5%) que la bilateral aunque en otros estudios ha sido al contrario.

La conjuntivitis secundaria a fármacos es menos frecuente tras administración de povidona iodada”.

Gracias por la aportación. Un bonito ejemplo de investigación en lo que realmente interesa en cada sitio, fuera de las líneas marcadas por la industria. Y de que no todos los iraníes están pendientes de hacer bombas atómicas.

Esperamos más en el futuro y recordad, lo que importa no es llegar Ítaca, si no el camino.

¿Otro futuro de la investigación?

A través de l Twitter de Ernesto Barrera (@ernestob) descubro esta noticia.

Os resumo.  En 2008 se publicó un artículo sobre los posibles efectos del litio retrasando la progresión de la esclerosis lateral amiotrófica (ELA). A raíz de este trabajo se diseñó un ensayo clínico controlado, aleatorizado, doble ciego (impecable) que ha sido suspendido un año después de iniciarse a causa de la ausencia de efecto.

¿Dónde está la gracia? Pues en que una red social de pacientes (Patients like me) ya lo sabía desde 18 meses antes, y sin gastarse el pastón que cuesta un ensayo clínico. ¿Cómo? Sencillo. Atraídos por la noticia de 2008, un total de 407 pacientes afectos de ELA adscritos a esa red social comenzaron a tomar litio. Ellos mismos iban reportando la dosis, los efectos secundarios, su impresión subjetiva del efecto y los resultados de la escala ALSFRS-R (una escala de funcionalidad en pacientes con ELA) No sólo eso, si no que esos mismos datos ya estaban siendo recogidos en la red social desde 1,5 años antes de empezar a tomar el litio. De esta forma se podía establecer una progresión de la enfermedad antes y después de tomar el litio. Los resultados, resumidos, aquí. Haced clic en la pestaña “Graph”. De forma visual puede apreciarse que el litio no ha frenado la progresión.

Resultados obtenidos, como recalca la página, de pacientes en el mundo real. Con otras enfermedades, otros tratamientos, distintas edades, múltiples orígenes. Parecidos a los pacientes que vemos en nuestras consultas y lejos de los estandarizados pacientes que suelen ser enrolados en los ensayos clínicos habituales.

No quiero decir que los ensayos clínicos van a desaparecer. Probablemente tendrán que cambiar algunas cosas. Y habrá que tener en cuenta a las redes sociales de pacientes como Patientslikeme o Curetogether. No estamos solos en este negocio.