Actividad física para la Salud: conceptos básicos

Comienza hoy su colaboración con nosotros Manuel Sarmiento. Entre otras muchas cosas (los que conocen su perfil en facebook saben de su capacidad de multitarea) es médico de familia. Y entre otras muchas cosas está interesado en el ejercicio físico. Le hemos pedido que colabore con nuestro blog hablándonos de este tema (o de otros que se le ocurran) Os dejo con él.

Se puede definir actividad física como el movimiento o conjunto de movimientos realizados por la musculatura esquelética que genera un gasto energético. Ejercicio físico es aquella actividad física planificada y programada. Y deporte sería un ejercicio físico elaborado en el que existe un reglamento y, normalmente, una competición (ya sea contra uno mismo o contra los demás). Existen numerosas evidencias del beneficio de la actividad física en la salud de las personas así como una disminución de mortalidad en las personas físicamente activas, respecto a las sedentarias. La inactividad física o sedentarismo es uno de los principales factores de riesgo modificables según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por tanto, mantener un estilo de vida físicamente activo, forma parte de la mayoría de Programas de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud (PAPPS). Se recomienda, en general realizar ejercicios aeróbicos que movilicen grandes grupos musculares como pueden ser nadar, correr, caminar e ir en bicicleta. La intensidad debe ser moderada (entre el 60-85% de la frecuencia cardiaca máxima real o teórica), o que dificulte la conversación. La duración debe ser de unos 30 minutos al día y durante la mayoría de los días de la semana; aunque se pueden separar en períodos mínimos de 10 minutos. Si se realiza una actividad intensa, la duración se reduce a 20 minutos, y la duración a 3 días a la semana. Genéricamente se habla de realizar unos 10000 pasos al día la mayoría de los días de la semana en una actividad registrada con un podómetro. En todas estas recomendaciones se tienen que tener en cuenta aspectos específicos como la actividad física de base que realiza el sujeto, las enfermedades presentes y la edad del sujeto.

Se ha demostrado que mantener una actividad física adecuada reduce el riesgo de eventos vasculares y mejora otros factores de riesgo como la hipertensión arterial, la diabetes, el perfil lipídico y la obesidad. Además, reduce la mortalidad generaly aumenta la calidad de vida en otras enfermedades como la insuficiencia cardíaca, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer, trastornos del ánimo y algunas alteraciones del sueño.

Las actividades que se desarrollan en atención primaria comprenden no sólo los aspectos curativos sino también de prevención y promoción de la salud. Estas actividades son clave para incrementar la calidad de vida.

A pesar de recomendarse la actividad física dentro de los programas preventivos, no es el aspecto en el que se realizan más estrategias ni en el que las instituciones aportan más medios. Además, la mitad de la población no realiza una actividad física acorde con las recomendaciones de las principales guías. Por todo ello es importante que el personal sanitario esté sensibilizado de la importancia de la actividad física como método que incide sobre la salud y que realice actividades en su promoción ya sea en intervenciones comunitarias como en intervenciones en la consulta con consejo y prescripción de actividad física en los pacientes.

Manuel Sarmiento
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s